sábado, 2 de marzo de 2013

Blancanieves - Pablo Berger

Poco cine patrio he visto en 2012 y en el año que acabamos de empezar no he visto nada. Alto, alto, que el 8 de marzo estrena Pedro Almodóvar Los amantes pasajeros y, salvo catástrofe, la iré a ver.

Así que a esta Blancanieves, dirigida por Pablo Berger, que ganó tantos premios, fue la ganadora de los últimos Goya, y empezó un nuevo año, le voy a dar un pequeño repaso. La película no está mal, pero seguimos con los clichés de siempre, toros, pasodobles, peinetas, volantes... Mira que enviar esta película a los Oscar, mejor hubiera sido hacerlo con Grupo 7, de Alberto Rodríguez, al menos, tiene una temática conocida, porque lo que es esta Blancanieves, la medio comprendemos solo por estos lares. Lo más adecuado sería haber enviado Lo imposible,  de Juan Antonio Bayona, el tirón de los actores protagonistas tendrían que haberle sacado partido, además, de lo bien que está, y no desentonaría entre los gustos cinéfilos de los yanquis. ¿Quién decide qué película va a los Oscar y cuál se queda?, supongo que los enemigos de la industria del cine español. 

La Blancanieves de Pablo Berger es mucho mejor que sus últimas tocayas hollywoodienses. Lo primero que llama la atención de la película es la fotografía. Es perfecta. Su responsable es Kiko de la Rica. Hay momentos muy buenos, recuerdo uno que me gustó mucho y es al principio, se repite más o menos al final, cuando la gente se dirige caminando a la plaza de toros. Genial. No la encontré por ninguna parte, así que hay que ir a ver la película. A falta de ella, la primera fotografía que subo es una panorámica de los enanos y de Blancanieves.

La película entretiene. Sus personajes, la mayoría, son exagerados, de tipo comic. Maribel Verdú es la madrastra más mala de hace muchos años, da la sensación que se lo pasó muy bien con este papel. Sin embargo, si hubiese alguna maldad menos, mejoraría el conjunto, en ocasiones, lo menos es más.
Sofía Oria es una delicia de niña.
El gallo Pepe ¿o era un pollo?, tiene un papel importante en la historia.
Este era uno de los trabajos de Blancanieves.
Y casi al final, ya que pocos son los que termina de leer las entradas, ahí va lo que no me gusta: la música. Sí, ya sé que ha sido muy premiada. Pero es que está en toda la película y a un volumen que se me hizo insoportable, ni un segundo han descansado mis oídos, qué agobio. Ademas, de los movimientos de cámara, sobre todo, al principio, y cuando la palma la abuelita, lo siento, pero quedó bastante mal.

Estas dos cosas, unidas a la cantidad de maldades de la madrastra, hacen bajar la nota a la película por parte del blog de Bara y el cine de los viernes, sin embargo, la considero bastante mejor que The Artist, por compararla con otra muda actual. En fin, esto de los experimentos son así, si gustan eres un genio, sin embargo, esta Blancanieves, no es para tanto, pero sí entretiene, tiene momentos tiernos, de humor, drama... De todas formas, prefiero que dejen de experimentar en una buena temporada.

Pablo Berger


2 comentarios:

El Gélido Tolya dijo...

tiene razón. yo creo que está bien... pero que tampoco es la leche. a mí me emocionó más bien poco. aunque la verdú y macarena garcía están guapérrimas.
saludos.

Bara 薔薇 dijo...

Eso, tampoco es la leche. Sí, me faltó por decir que las chicas están muy guapas y de Macarena ni me acordé.
Bueno, ya lo dijiste tu (estas cosas con los chicos no me pasan, jeje), de todas formas, los papeles como los de Blancanieves, todo dulzura, pues…., que no me dan más.
Prefiero a la pérfida Verdú, te fijaste qué pedazo cuello tenía, largo, blanco e inmaculado.
Chao